Teoría del Flow aplicada a los escape room. Cómo hacer de una tarea algo divertido y apasionante.

Escape room y la teoría del Flow

Fecha de publicación: 03-06-2017

La teoría del flow como fundamento de los escape room.

Cada vez los escape room son más populares y por una buena razón, nos divierte, entretiene y nos hace superarnos. Es una experiencia de ocio diferente y original.

El juego requiere ingenio, trabajo en equipo y usar la cabeza y todo con la placentera presión del reloj corriendo. Escapar en menos de 60 minutos se convierte en la meta.

Entonces la experiencia se vuelve completamente inmersiva y, como es nuestro caso en Alicante, los jugadores se convierten realmente en exploradores egipcios o ladrones de bancos.

Aquí entra la teoría del “Flow” como fundamento de los escape room desarrollada por el investigador llamado M. Cskszentmihalyi que propuso una serie de características y dedujo el equilibrio que debe tener una tarea para mantener nuestra atención, motivación y placer.

Cskszentmihalyi propone que una tarea debe tener una meta realizable para evitar que nos frustremos así como que este bien definida y sepamos cual es el rumbo correcto que debemos tomar.

Debe suponer un reto, que mantenga nuestra atención y nos motive a trabajar placenteramente, motivados y felices dejando de lado las preocupaciones o el estrés al cual estamos acostumbrados.

Además al ir superando los diferentes retos vamos adquiriendo una sensación de control y realización, nos sentimos productivos.

El tiempo se ve alterado mientras estamos absortos en la tarea.

M. Cskszentmihalyi propone una media entre lo desafiante de una tarea y la destreza que requiere. Con ello describe que en la media o equilibrio de estas dos características se encuentra el “canal de flujo” para movernos en el medio de la ansiedad y el aburrimiento.

En un escape room los jugadores disfrutan de esta experiencia del fluir y ponen todo su empreño en escapar de la room con su objetivo cumplido. Esto se aplica a todo el equipo y se refuerza su cohesión y seguridad como ya hablábamos en un articulo anterior.

La teoría del “flow” también se puede aplicar a la vida cotidiana y al trabajo para conseguir la felicidad como M. Cskszentmihalyi propuso como premisa en su investigación.